Mi vida de gira

Canción de viernes #13: Manifestación contra mi depresión

Hacía bastante que no escribía una canción de viernes, casi un año. Pero hoy me apetece. Y no sólo me apetece, sino que tengo más tiempo para hacerlo. Normalmente, los fines de semana los paso ahogada entre vídeos, crónicas, entrevistas, conciertos… y, sí, algo de vida social. Ahora, que tengo un montón de cosas para hacer, pero también más tiempo para hacerlas, rescato esta vieja costumbre mía para hablar de Manifestación contra mi depresión, de Lewin.

Canción de viernes #13 - Manifestación contra mi depresión - Andrés Demian Lewin

La razón: por culpa

Culpa porque no me di la oportunidad a tiempo de conocer a Lewin. Y ahora me encanta. Y también para quitarme la espinita de contar mi historia, pues la crónica que publicaré el lunes tendrá un formato muy especial, por especial que es todo, y no tendrá cabida para esto.

Yo supe de la existencia de Andrés Demian Lewin hace unos cuatro años. Cuando empecé a ir a conciertos del «circuito cantautoril madrileño» a finales de 2011, principios de 2012. Y descubrí ese mundo gracias a una amiga, a quien siempre se lo agradeceré, pues yo siempre he sido muy de cantautores y me abrió una puerta gigantesta que, desde que la he cruzado, me hace muy feliz. Nunca recuerdo si el primer concierto fue de Andrés Suárez o de Marwan, lo que es seguro es que fue en la sala Galileo Galilei y que le acompañaba (al que fuera de los dos) Marino Sáiz.

Pronto empecé a ver al violinista en muchos más conciertos, con muchos más cantautores, y empecé a indagar sobre si tenía su propio proyecto musical, etc. Y así llegué a una web, que hoy en día no existe, donde Sáiz afirmaba haber nacido en China y siempre haber querido ser pastor y payaso.

Pero también decía que empezó a tocar en el circuito de cantautores con Andrés (entonces Andrés) Lewin y que, de ahí, pasó a Luis Ramiro, Tontxu, Marwan y un larguísimo etcétera.

En esa antigua web de Marino Sáiz también creo recordar que había una sección de vídeos, en la que había alguno con Lewin. Creo haberlo visto. No puedo asegurarlo. Sí tengo el vago recuerdo de haber escuchado alguna canción suya y, algo más nítidamente, recuerdo haber leído su blog.

Tiempo después, y ahora viene cuando me pongo colorada, fui a un concierto promocional de Andrés Suárez en Valladolid, acompañado por Marino Sáiz y Andrés Litwin. Al presentar al baterista argentino, yo pensé que se trataba de la misma persona con la que había empezado a tocar Marino (es que también…).

Poco después, haciendo el trabajo de investigación pertinente para poder subir los vídeos y poner los nombres de los músicos en la descripción, me di cuenta de que eran en realidad dos personas distintas, Andrés Lewin y Andrés Litwin. Ambos argentinos viviendo en España, sus nombres… era fácil confundirse.

Recordar aquella confusión de hace ahora tres años me trae la certeza de que tenía conciencia de la existencia de Lewin desde antes y, a partir de ese momento, de Litwin también. Sabía quién era, pero no sabía prácticamente nada de él. No obstante, cuando me enteré de la triste noticia de que había fallecido, el pasado 5 de enero, me quedé muy impactada y más afectada de lo que jamás habría imaginado. Supongo que es la cercanía, la gente en común, la empatía… no lo sé, pero siento su pérdida como si le hubiera conocido. No es morbo por que haya muerto, es culpa por no haberme dado la oportunidad de conocerle antes, aun conociéndole.

Cada vez que le veo en algún vídeo mío de algún concierto, en concreto los de la presentación del disco de Marino Sáiz, Tripolar, me entran escalofríos y se me encoge el corazón. Lo tuve tan cerca… hasta creo que hablamos alguna vez (no sería más que un saludo, imagino). No podría asegurarlo. Mir recuerdos son muy vagos.

Un compañero de trabajo, cuando le conté lo sucedido, afirmó haberlo conocido, pero no recuerda cuándo, dónde, cómo ni por qué, pero está seguro de haber conocido a Lewin. Nombró el Búho Real… pero no tiene recuerdos concretos. Además, mi compañero no es muy de cantautores, la verdad. Algo parecido me pasa a mí. Su cara me resulta familiar, no sé si hablé con él, si tal vez tan sólo nos cruzamos, pero sé que alguna vez coincidí con él. Y seguro que fueron bastantes más, pero, de nuevo, no podría asegurarlo.

La canción: Manifestación contra mi depresión

Escojo esta canción porque es de las primeras que escuché cuando decidí hacerle justicia a lo que había ido dejando durante demasiado tiempo (soy muy perezosa a la hora de ponerme a escuchar nueva música, aunque luego me encante). Y me sorprendió mucho. Es una canción muy especial, supongo que como dicen que él era. Como dijo Marwan en un reportaje precioso de la Cadena SER, Lewin ponía la cámara donde nadie más lo hacía. Y eso lo pone de manifiesto en esta canción.

Manifestación contra mi depresión es una canción de Lewin que captó toda mi atención desde el primer momento que la escuché, que me atrapó. Después vinieron más, muchas más que me encantan: VuelaGato sabioBola de pop (Emotravel en el nuevo disco, La Tristeza de la Vía Láctea), Sin billete de vuelta… En realidad, son muchísimas las canciones de Lewin que me encantan, así que sí, me siento culpable por no haberme parado a escucharle mucho antes, cuando tuve la oportunidad, cuando supe de él, hace cuatro años.

Esta canción, Manifestación contra mi depresión, forma parte de su penúltimo trabajo discográfico, Animales y Aeropuertos, de 2008. Un discazo. Puedes escucharlo (y más canciones suyas) en su perfil de SoundCloud. Y si no le conocías o, como yo, nunca te diste la oportunidad de escucharlo detenidamente, aun sabiendo de él, te recomiendo que lo hagas; escúchalo y verás lo que nos estábamos perdiendo.

Además, su último disco, La Tristeza de la Vía Láctea, está disponible en Spotify, iTunes… y es tremendo. Desde que salió, el 16 de marzo pasado (empezando por el camino de vuelta del concierto-homenaje a Lewin en Galileo Galilei), no ha pasado día sin que lo escuche.

¿Los versos?

No, en esta ocasión no. Me quedo con la canción entera. Y no voy a transcribirla. Me gustaría que la escucharas.

El vídeo

El vídeo con el que conocí Manifestación contra mi depresión, por supuesto. Si te detienes a escucharlo, por favor, no dejes de comentarme qué te ha parecido. Aquí abajo, en un comentario, a través de las redes sociales o por mail.

¡Gracias!

 

4 Comentarios

  1. Núria Núria
    27 marzo, 2016    

    Bonita y triste…
    A mi también me da pereza escuchar cosas nuevas!
    N.

    • 27 marzo, 2016    

      Muchas gracias, Núria, siempre, siempre, por dedicarme los minutos de leer y también por comentar… de corazón.
      La verdad es que luego cuando conozco esa nueva música y me gusta, me arrepiento mucho de no haberle dado antes la oportunidad. Y ahora con más razón, claro…
      Un abrazo,
      Beli.

  2. Paco Paco
    28 marzo, 2016    

    A mí también me pasa lo mismo Beli… Parece que cuanto más voy descubriendo a la persona, el músico que tenía dentro, me voy enganchando más y más. Y eso que no le conocí.

    Cuanto me pesa no haber ido tan siquiera a un concierto suyo y pensar que ya no podré ir. Al fin y al cabo siempre nos quedará su música, su arte, su sensibilidad. Ahora nos toca disfrutarlo de esta manera, desde el recuerdo.

    Un abrazo,

    • 29 marzo, 2016    

      Hola, Paco:

      Muchas gracias por leer y comentar. Sí, es muy triste, pero lo bonito de todo esto es que él seguirá vivo mientras sigan sonando sus canciones, así que sigamos escuchándole y dándole a conocer a más gente, es lo mejor que podemos hacer por él.

      Un abrazo,
      Beli.

Deja un comentario