Mi vida de gira

Txetxu Altube lleva su Intensitour a Libertad 8

Hoy te cuento el último concierto de la seguidilla de julio y cómo me preparé para combatir el calor en casa Libertad. Estoy hablando del concierto que dio Txetxu Altube el pasado jueves 28 de julio en el café Libertad 8 de Madrid, uno de los últimos del verano.

Txetxu Altube en Libertad 8

 

Txetxu Altube en Libertad 8

Sólo hacía dos días que había estado en casa Libertad viendo a Jorge Marazu. Ya sabía lo que me iba a encontrar: mucho calor. Es más, sabría que sería peor, pues se preveía que habría bastante más gente. Y la previsión no falló: no cabría un alfiler.

Me alegró mucho que mi querida K viniera al concierto conmigo. De hecho, para ser sincera, de no ser por ella, no habría ido. K había comprado las entradas semanas antes porque tenía muchas ganas de ver a Altube en directo y me supo mal dejarla colgada y sin concierto. Pero lo cierto es que después del calor que pasé en el concierto de Marazu, no quería pasar por lo mismo o, como decía, peor.

Previendo el calor

Vale, ya había aceptado a ir. ¿Qué haría con el calor? Tuve la suerte de que esa misma semana había olvidado una botella de agua en la nevera del trabajo y el lunes estaba congelada. No es que en ese momento fuera una gran suerte, pero me dio la genial idea de llevar una botella de agua congelada al concierto. De esa manera, podría refrescarme con ella de vez en cuando y no lo pasaría tan mal.

Llegué al café con antelación, como siempre, y les pedí a mis amigos de casa Libertad que me guardaran la botella en la nevera hasta la hora del concierto. Llegó K, nos pusimos al día, nos tomamos algo y ocupamos nuestros asientos. Por primera vez en mucho tiempo cambié de ubicación y me gustó mucho. Estaba ubicada justo al lado del piano, en el lateral del escalón del escenario. Aunque la perspectiva no es la mejor, al menos pude estirar las piernas. Vamos, que estuve de lujo.

Después de haber visto a Txetxu Altube en otras cuatro ocasiones, ésta era la primera vez que lo haría en Libertad 8. Y así dio comienzo el espectáculo.

Mi primera vez de Txetxu Altube en casa Libertad

Con la primera cerveza fresquita, mi querida D me trajo mi botella congelada para empezar la ardua tarea de refrescarme.

El concierto empezó con tres canciones de la etapa de Altube con Los Madison. AyerJuego sucioSkyline. Se notaba que habíamos llenado el Libertad hasta los topes, aparte de por el calor, por la participación de la gente.

 

 

Después de tocar Inercia inesperada, vino una de mis favoritas: Ropa nueva. Y con Nadie ya le advertí a K que tendría que cantar. Y vaya si lo hizo. Entonces, Altube tocó Tu versión, canción que hacía un montón que no disfrutaba en directo.

 

 

Siguió en Cuestión de Intensidad para interpretar Un día de éstos y Señales de Stop, compuesta junto a Jorge Marazu.

Volvimos brevemente a Los Madison para escuchar Sin recoger, para después volver a su disco en solitario con De caraNo quiero que cambien los planes.

Mi pequeño incidente

En este momento, he de hacer un inciso. Mientras Txetxu Altube tocaba De cara, mis ganas de ir al baño aumentaron hasta ser insoportables. Ni bien terminó la canción, le di la cámara a K para que siguiera grabando en mi ausencia y yo me dispuse a ir al servicio lo más rápido posible. ¿Qué pasa? Pues que estaba en primera fila. Que, para salir, tenía que pasar entre Altube y el resto de la gente. Vergüenza. Decidí hacerlo lo más rápido posible e intentar pasar desapercibida. Pero mientras me dirigía rauda al baño, notaba una resistencia en una de mis piernas. Escuché voces, también, pero no creí que tuvieran que ver conmigo.

Hasta que vi que D venía a socorrerme y quitar lo-que-quiera-que-fuera que se me había enganchado en la pierna. Pensé que sería la correa del bolso de alguien. Y seguí mi camino, ya no tan desapercibido, hacia el baño. Cuando volví a mi sitio y recuperé la cámara, K me contó lo que había pasado: ¡se me había enganchado el cable de la guitarra! Perdón por el movimiento de la cámara durante No quiero que cambien los planes, pero la historia de K estaba muy interesante. Vamos, que casi la lío parda. Muy parda.

Segunda parte del concierto

Txetxu Altube versionó a Sabina y su Contigo, como hizo en su último concierto en casa Galileo.

Después de eso, se sentó al piano y tocó una canción nueva, que por supuesto no está entre los vídeos que luego compartiré. Ya sabes, hay que esperar al disco.

Volvimos durante otro rato a Cuestión de Intensidad para disfrutar de Recompensa, su otra canción junto a Marazu; Para verte bailarCuestión de intensidad.

La recta final del concierto estuvo protagonizada por su ya típicas Horas contadas a capela, otra canción nueva antes estrenada, Rondarás por aquíCompás de espera, con la que todos los asistentes acabaron en pie coreando la canción. Decenas de voces al unísono, ya sabes lo que me gusta eso.

 

 

Aquí tienes la lista de reproducción con todos los vídeos subibles del concierto.

Al final, me alegré mucho de haber acompañado a K y que pudiera vivir su primer concierto de Txetxu Altube. Se compró el disco y prometió repetir. Bendita música y toda la buena gente que pone en mi camino.

Deja un comentario