Mi vida de gira

Salas de conciertos en Madrid: Galileo Galilei

No podía empezar esta serie de Salas de conciertos en Madrid de otra manera que con Galileo Galilei. Son muchos los buenos ratos pasados allí, los años, los amigos y la buena música. Son muchos los recuerdos, mucha la vida entre las paredes de mi casa Galileo. El templo de la música, como afirma su página web, es de obligada visita para los amantes de la música.


Si algún día te hallas paseando por los barrios de Argüelles y Chamberí, déjate ver por la calle Galileo y, al llegar al número 100, entra y tómate una a mi salud. Me saludas a Domingo y a Pedro y les dices que ya sé que hace tiempo que no voy y que iré pronto a darles los abrazos merecidos. Y si se tercia y te cuadra, y si no también, quédate al concierto que haya esa noche. ¿Sabes qué es eso que sientes? Yo sí: la magia de la sala Galileo Galilei.

Poco has tardado en darte cuenta –y yo, poco he tardado en delatarme– de que no puedo ser objetiva en lo que a casa Galileo se refiere. Sin embargo y a pesar de mi notoria subjetividad, no me podrás acusar de deshonesta. Pues si Galileo Galilei es uno de mis sitios favoritos del mundo es por todas las cosas buenas que tiene.

Localización y acceso

Muy buenos. La sala Galileo se encuentra en una zona céntrica y, a su vez, tranquila de Madrid. Sí, en Madrid es posible.

El acceso es sencillo y cómodo, a cinco minutos andando de las paradas de Metro de Islas Filipinas (Línea 7) y Canal (Líneas 2 y 7). Ambos recorridos en línea recta.

Para los que van en coche, suele haber sitios cercanos para aparcar en la calle, además de varios parkings en las inmediaciones.

Nivel de dificultad: Paco Martínez Soria habría llegado con los ojos cerrados.

Nivel de dificultad para los más jóvenes: Inexistente si te manejas mínimamente en Metro.

La acústica en Galileo Galilei

Al tratarse de un antiguo cine, la acústica de la sala es muy buena. Los únicos problemas de sonido que he experimentado han sido dos: el primero, por elevado volumen de percusión desde las mesas más cercanas al escenario; y, el segundo, al filmar desde una mesa junto a la manguera de incendios, ya que el cristal que la protege vibra debido a las ondas sonoras.

Conclusión: Si vas a ir a un concierto con banda y/o con muchos instrumentos, trata de no ubicarte en las mesas pegadas al escenario. Y si tienes pensado grabar, mi recomendación es que no te pongas junto a las mangueras de incendios.

Comodidad

Normal. Si no estás avispada y te quedas sin mesa, te tocará ver el concierto de pie, lo cual no es muy cómodo dependiendo desde dónde. Y las mesas de dos para dos son andan algo justas de espacio. Ahora, en una mesa de dos para una sola, en un sofá o en una mesa más grande, el nivel de comodidad es muy alto.

Recomendación: Si puedes, reserva una semana antes una mesa para evitar sorpresas.

La mejor ubicación

Para mí, junto a la consola de PA. Aparte de que es donde mejor se escucha, es justo donde termina la parte más elevada de la planta de abajo. Es decir, que hay vista directa al escenario sin obstáculos visuales.

Visibilidad

En relación con el punto anterior, normalmente la visibilidad es buena, salvo si se da una conjunción de circunstancias:

1. Que la sala esté llena, no tengas mesa, llegues justa de tiempo o tarde y te tengas que ubicar de pie donde puedas. Mal.

2. Que la sala esté llena, tengas mesa y una persona que cumpla los requisitos del punto 1 decida que es más interesante para ti ver su pandero que lo que ocurre sobre el escenario. Peor.

Conclusión: ¿Has reservado mesa ya?

Servicios

Partiendo de la base de que «no son baños, son retretes» (😂), cumplen su función. Pequeños y con cisternas muy antiguas, pero limpios, que es lo importante (al menos antes del concierto).

En este caso, como en cualquier otro, mi recomendación es que aproveches un cambio de canción para ir al baño retrete si no quieres morir en el intento. Otra opción es ir bastante tiempo antes o después del concierto. En definitiva, que evites los momentos de mayor afluencia de gente.

Comida

Poca cosa. Cruasanes rellenos de jamón y queso (que me encantan) o de paté, y empanada de atún. Además de los snacks que te ponen con la consumición: quicos, manís o galletitas saladas XXL. Alguna vez también me han puesto cortezas.

Precios

Entradas

En el caso de las entradas, suelen oscilar entre 10 y 25€. Yo esperaba que con la bajada del IVA cultural bajaran algo los precios, pero lo cierto es que mi bolsillo no lo ha notado (al menos en el sentido deseado).

Lo más habitual es que una entrada para un concierto en Galileo Galilei cueste 12€, pero hay de todo y depende de varios factores, esencialmente del artista en cuestión.

Consumiciones

Caras las baratas y normales las caras. Vamos, que las cervezas y los refrescos valen 5€ la unidad y las copas, 10€. Nunca me he pedido un cóctel, así que lamento no poder informar de los precios al respecto.

Lo mejor

Sin dudarlo, el ambiente. La cercanía, el calor y la amistad.

Lo peor

Quedarte sin mesa y no poder ver bien el concierto.

El remedio

Quedarte en la barra escuchando el concierto de fondo con muy buena compañía.

 

¿Qué haces que no has reservado mesa todavía?

Deja un comentario