Mi vida de gira

Quique González presenta Me Mata Si Me Necesitas en Madrid

Fue increíble el concierto que dieron Quique González y Los Detectives en el auditorio de la Universidad Carlos III (Leganés, Madrid) el pasado 3 de abril. Supongo que el del día anterior fue igual de increíble (se agotaron las entradas para los dos días). Fue uno de esos conciertos que quedan grabados para siempre en la memoria. Si ya me había enamorado de Me Mata Si Me Necesitas, su último trabajo discográfico, en directo me deslumbró.

Quique González y los Detectives en Madrid

 

Bueno, vale, puede que Leganés no sea exactamente Madrid, pero para el caso lo es. No es Madrid ciudad, pero es Madrid provincia, así que también me vale.

Llegué al campus de la Universidad Carlos III de Madrid alrededor de una hora antes de que abrieran las puertas del auditorio y, aun así, pude conseguir sentarme en una butaca de la primera fila (ventajas de ir sola).

Lo primero que me llamó la atención fue lo precioso que era todo el decorado: farolas, una cabina de teléfono, humo, siluetas… muy, pero que muy trabajado y cuidado todo. Se iluminaron las farolas, la cabina telefónica, empezó a sonar un teléfono antiguo y Quique González y Los Detectives aparecieron en escena.

Quique González llena dos días consecutivos el auditorio de la Carlos III

26 canciones. ¡Veintiséis! Ni una más, ni una menos. Bueno, miento; en realidad, fueron 27. Y eso hace todavía más grande a Quique González.

Después de tocar y cantar magistralmente los dos primeros cortes de su nuevo disco, DetectivesSe estrechan en el corazón, hacia el final de la tercera canción de la noche, Sangre en el marcador, el músico madrileño admitió haberse equivocado en la letra de la canción y pidió a los miembros de su banda, Los Detectives, que volvieran a tocarla desde el principio porque los asistentes se lo merecían, según dijo el mismo González. Por supuesto, el público que copaba el auditorio de la Universidad Carlos III de Madrid se rindió ante tan bonito gesto y prorrumpió en aplausos. Ésta es la parte del concierto en que vuelven a tocar la canción:

 

 

Entonces, Quique González llamó al escenario a Nina, de Morgan, para que cantara junto a él Charo, la cuarta canción del nuevo y brillante trabajo discográfico de Quique González, Me Mata Si Me Necesitas. Hasta el momento, el repertorio del concierto estaba siguiendo el mismo orden que el disco y se mantuvo durante una canción más, la quinta de Me Mata Si Me Necesitas y del concierto, Cerdeña.

Entonces, dejamos el nuevo disco de lado, una vez presentada la cara A del mismo, como Quique González bromeó, para poner la vista atrás en sus trabajos anteriores durante nueve canciones: Kid ChocolatePor caminos estrechos¿Dónde está el dinero?Tenía que decírteloTarde de perrosCrece la hierbaLa ciudad del vientoSalitrePermiso para aterrizar.

Y volvimos a Me Mata Si Me Necesitas para terminar con la «cara B» del disco, también por orden: Ahora piensas rápidoOrquídeasRelámpagoNo es lo que habíamos habladoLa casa de mis padres. Si ya de por sí esta última canción me mata en el elepé, imagínate lo que fue en directo:

 

 

Quique González y Los Detectives abandonaron el escenario y aunque sabía que iban a volver, pensé que no lo harían por muchas canciones más, ya que ya estaban por encima de la media de un concierto estándar (alguna vez lo he puesto por aquí, 18 canciones). Pero estaba claro que ese concierto no estaba siendo estándar en ningún aspecto. Estaba siendo un concierto absolutamente extraordinario.

Volvieron a aparecer todos los músicos sobre el escenario para tocar cuatro canciones más: Pequeño rock and rollAvenidas de tu corazónSu día libreAvería y redención. Y volvieron a desaparecer. Y volvieron a aparecer. No me lo creía. Sabía que ya no volverían a aparecer sobre el escenario la próxima vez que se fueran, pero estaba siendo tan increíble que quería que durara siempre.

Las últimas canciones de tan espectacular concierto fueron Clase mediaKamikazes enamoradosDallas-Memphis. Antes de la última canción, Quique González se tiró un buen rato presentando a todos los técnicos e integrantes de su equipo, pidiendo aplausos para cada uno de ellos.

 

 

En definitiva, fue un concierto genial, al nivel del discazo que ha hecho. Espero volver a verle muy pronto en directo, porque quedé totalmente enamorada de su directo.

Aquí puedes ver todos los vídeos del concierto.

Por cierto, a modo de anécdota, te cuento que después del concierto, me compré el libro de Chema Doménech Salitre 48. Quique González en el disparadero. Apenas había terminado de pagar al chico del puesto de merchandising, una mujer a mi izquierda me preguntó si quería que me lo firmara el autor del libro. Y así fue como conocí a Chema Doménech. He visto que es un periodista melómano y bloguero, como yo, así que tengo pendiente escribirle en cuanto acabe de leer el libro.

 

¡Feliz semana!

 

Deja un comentario