Mi vida de gira

Pedro Pastor & Los Locos Descalzos: no hubo Sólo Luna en casa Galileo

Jo. Hoy me toca hablar del penúltimo concierto íntegro al que he ido. Y digo «jo» porque fue tan bonito que ahora me emociona recordarlo. Y no, no hubo SóloLuna el pasado sábado 4 de marzo en Galileo Galilei. No hubo sólo luna. Y no sólo porque Pedro Pastor y Los Locos Descalzos tocaran canciones de discos anteriores, no. Sino porque trajeron mucha más luz a aquella noche madrileña.

Pedro Pastor presenta Sólo Luna en Galileo Galilei (Madrid)

 

Pedro Pastor y Los Locos Descalzos en Galileo Galilei

Nunca antes había visto a Pedro Pastor en directo, pero no estaba exenta de ganas. Y, claro, si tenemos en cuenta el arte que rezuma su sangre, aún más. Saber que iba a salir muy contenta de aquel concierto era una apuesta segura. Lo que no sabía es que me iba a sorprender tanto.

A sus 22 años y con cuatro trabajos discográficos editados, Pedro Pastor se presentó en Galileo Galilei el pasado 4 de marzo para deslumbrarnos con su luz.

Y, como apuntaba antes, no sólo disfrutamos de canciones de SóloLuna, su más reciente disco. Y a pesar de no ser el único, de éste sí que tocaron casi todas. Creo que la única que se quedó fuera del repertorio del concierto fue Nos merecemos. Y aunque me gustaran mucho todas las canciones, me gustaría mencionar especialmente Amar, que me encantó. Fue, como siempre digo, un amor a primera escucha.

De La Vida Plena, pudimos disfrutar de la canción homónima, Mi anarquíaViva la libertadLa puerta abierta. De Aunque Esté Mal Contarlo, el primer EP del madrileño, RenacimientoEn braile. Y también recitó el protagonista de la noche, entre canción y canción, un precioso poema en que nos hablaba de los Números.

Muy mal por mi parte, que había ido sin hacer los deberes, sin escuchar los discos. Pero ¿sabes? Me encanta dejarme sorprender. Y vaya si lo hizo este muchacho. No me faltaron las ganas, durante prácticamente todo el concierto, de levantarme y ponerme a bailar. De hecho, hacia las últimas canciones de aquella preciosa noche, finalmente lo hice.

 

Versiones

Me encantó y sorprendió a partes iguales (la noche era toda en sí una sorpresa) que Pedro Pastor y Los Locos Descalzos nos regalaran unos versos de Yo vengo a ofrecer mi corazón, de Fito Páez, antes de tocar Amar, que ya comenté antes.

También fue muy bonita y animada la versión que hicieron de Frontera, de Jorge Drexler. Ésta sí la tocaron entera.

 

Muy bien acompañado

Además de Los Locos Descalzos (Álvaro Navarro, Nico Martos, Miguel Hiroshi y Alan Denis), Pedro Pastor contó con la colaboración de varios invitados de lujo. Iris Azquinezer les acompañó al cello durante varias canciones del concierto, como haría en la grabación del disco. Eva Sierra hizo lo propio con su voz en La rosa de LuxemburgoLa puerta abierta. Su santa madre, como la presentó él mismo, y Marcos Bayón, productor del disco, le acompañaron a los coros y la guitarra eléctrica, respectivamente, durante la interpretación de Sin flor.

Y como tampoco podía faltar el padre, Luis Pastor salió a aportar su voz, sus bailes y su sonrisa en Centro. Además, he de decir, que me sorprendió haciendo una aparición estelar, y también creo que improvisada, durante En busca y captura, la que pensábamos que iba a ser última canción del concierto. Apareció en el escenario y se marcó unos bailes, haciendo gala de nuevo de su buen humor.

Después del saludo final de todos los participantes en el precioso concierto, padre e hijo, Luis y Pedro Pastor nos regalaron una bonita interpretación al aire de Mariposa de noviembre, canción que Luis Pastor le escribió a Violeta Parra.

Vamos, que salí del concierto con unas ganas locas de fiesta. Por suerte, la noche no acabó ahí. Y ¿qué decir de los Pastor Guerra? Que todo lo que es arte, buen humor, fiesta y reivindicación sobre el escenario, se convierte en cariño, ternura y cercanía en las distancias cortas. Me encanta esa familia. Como me encanta y me emociona el disco que ahora mismo tengo entre mis manos, sin poseerlo, aun habiéndolo comprado. Porque es de todos. Porque es eterno. SóloLuna.

Como ya va siendo típico, aquí te dejo un vídeo-resumen que hice del concierto. Dime si no te dan ganas de ir a uno:

 

 

Aromas de nostalgia

Como anécdota personal, al final del concierto pasé por el puesto de merchan y compré, por fetichismo, la edición física de SóloLuna. Pero no sólo eso, sino que también adquirí un mechero con funda de cuero que reza «Enciende la llama». Olía, y sigue oliendo, tanto, pero tanto a Argentina, que cada vez que lo huelo me transporta directamente a los más recónditos recuerdos de mi infancia. No de cuando vivía allí, obviamente, pues de eso no tengo ningún recuerdo.

Pero sí de la primera visita de mi abuela, de mis viajes allá. De las puertas de Barajas, cuando se abrían y me venía ese olor y ya sabía que llegaban los visitantes. O que regresaban mis padres. Con ese olor nunca me equivocaba.

Así que gracias, Pedro, por ese baño de nostalgia.

Deja un comentario