Mi vida de gira

Pablo Moreno: la nueva promesa de Puertollano

¿Ves? ¿Ves? Me estoy poniendo las pilas con los deberes. Cómo se nota que yo era de las que no hacían nada durante el curso y lo sacaban todo con esfuerzos sobrehumanos de última hora. El caso es que hoy te hablo de un concierto, sí, pero también de un descubrimiento: el jovencísimo cantautor puertollanero Pablo Moreno nos dejó con la boca abierta el pasado 15 de junio. ¿Dónde? En Casa Libertad.

Pablo Moreno, concierto en Libertad 8

Las olas de calor en Libertad 8

No te creas, que eso de hacerlo siempre todo a última hora me ha costado algún que otro susto a lo largo de mi vida formativa. Por eso creo que al llegar a la universidad me reformé un poco y fui más constante. Creo.

El caso es que, ya sabes, el calor me quita las ganas de todo. Y el 15 de junio fue uno de esos días para no salir de casa después de la jornada laboral. De hecho, me costó mucho mentalizarme y bajar a Madrid, pero tampoco quería perder la oportunidad de conocer la música de Pablo Moreno.

Pero ¿sabes qué pasa? Que soy muy calurosa y los ventiladores del Libertad 8 no me bastan. ¿Y si hacemos una colecta para poner aire acondicionado? Seguro que si todos los que frecuentamos y amamos ese lugar ponemos 1€ cada uno, a lo Lola Flores, llegamos de sobra. Y seguro también que los y las que hayan ido a algún concierto en plena ola de calor madrileña estarán, como yo, encantados y encantadas de pagar ese euro. Aunque igual luego nos podemos encontrar con alguna traba vecinal. Igual no es tan buena idea. Je.

Pablo Moreno: del cole al escenario

Pero, vamos, que no me arrepiento, a pesar del calor que pasé, de ir a conocer la música de Pablo Moreno. Lo primero que me sorprendió fue la insultante juventud del cantautor. Cuando ves sobre el escenario a un chico de 20 años con semejante talento, te planteas muchas cosas. Je.

Si no me emocioné como suelo es porque, ya sabes, esta apatía musical que tengo desde hace un tiempo me dificulta encontrar una nueva canción que me revolucione por dentro. Y se pasa fatal, ¿eh?, ¡quiero volver a emocionarme con «mi» música, por favor! Bueno, también puede ser que el calor influyera bastante en que no disfrutara del concierto todo lo que lo habría hecho en otras circunstancias.

De todos modos, no me tengas en cuenta, que soy yo. La música de Pablo Moreno merece la pena. Escribe buenas letras, acompaña de manera magistral con el piano y con su voz hace lo que quiere. Y así tuvo al público durante todo el concierto: entregadísimo.

Además, ver a Santiago Alcanda entre los presentes es una muy, pero que muy buena señal. También me llevé una grata sorpresa al ver a Virginia Maestro y disfrutar de ella, cuando Pablo Moreno le pidió que le acompañara sobre el escenario.

Te contaría más, pero prefiero que juzgues tú, así que comparto contigo el vídeo-resumen de la ocasión. ¡Espero que te guste!

Deja un comentario