Mi vida de gira

No Te Va Gustar sí te va a gustar

La vida está llena de felices coincidencias y, muchas veces, pequeñas decisiones marcan la diferencia. Buen ejemplo de ello es mi caso con la banda uruguaya No Te Va Gustar. Todo nació de una brevísima conversación en un ascensor y ahora estoy deseando volver a verlos en directo, después de más de un año.

No Te Va Gustar sí te va a gustar

 

Era abril de 2011. Al coincidir en el mismo hotel en Buenos Aires, Denis, trombonista del grupo, nos invitó a uno de los cuatro conciertos que dieron en el Luna Park. Nos lo pasamos increíblemente bien; la música era genial y el público, el más efusivo que he visto en mi vida. A día de hoy, sigo diciendo en tono jocoso que en un momento temí por mi vida, aun estando bastante lejos del escenario. Al día siguiente, fuimos al Ateneo y nos compramos su último disco, Por lo menos hoy (2010). Nos había gustado muchísimo, fue un espectáculo muy divertido. Fue amor a primera escucha, como decía antes de renovar el blog, lo que sentí por la canción Clara, en la que colaboraron Dani y Cóndor, de la Bersuit Vergarabat. Fue para mí muy grato ver encima de un escenario a estos dos miembros de una banda que me gusta tanto; hacía un año que había asistido con mi padre a un recital del Pelado Cordera en La Trastienda (San Telmo, Buenos Aires).

Unas semanas después, vinieron a Europa de gira y fui a verlos, en total, cuatro veces más. Desde entonces, los No Te Va Gustar no han vuelto a este lado del Océano Atlántico (ni he vuelto yo a aquél) y tengo muchísimas ganas de un concierto. La energía positiva que transmiten en sus espectáculos, que son una fiesta, es increíble. Y la variedad musical de su repertorio, hace que una no se canse nunca de escucharlos.

Hace casi un mes ocurrió algo terrible: Marcel Curuchet, teclista de la No Te Va Gustar, enetevegito de pro y presentador excepcional, se dejó la vida en un hospital de New Jersey, tras sufrir un accidente de tráfico mientras se desplazaba hacia New York para tocar en un show de No Te Va Gustar junto a Los Auténticos Decadentes. Como dije en la versión antigua del blog, no tuvimos mucho trato, pero siempre me llevé de él la mejor de las impresiones y le recuerdo con mucho cariño, siermpre con buenos detalles, siempre con la mejor predisposición, siempre con una sonrisa. De todos modos, lo veo algo así como irreal, me cuesta asimilarlo todavía, supongo que por la distancia.

Nos vemos on the road,

B.

 

Este post está dedicado a la memoria de Marcel Curuchet.

Deja un comentario