Mi vida de gira

Merecidas vacaciones

Después de cinco meses con una vida muy, pero que muy ajetreada, puedo decir que estoy oficialmente de vacaciones. Voy a ir a la playa, voy a desconectar, voy a descansar y… sí, también voy a ir a conciertos

Master Desarrollo Web

Mi vida ajetreada

Ya conté aquí que el pasado 11 de marzo empecé un master de Programación y Desarrollo Web en la escuela Trazos. Esta formación de 300 horas presenciales ocupaba todos mis días de lunes a viernes de 19 a 22h. Si tenemos en cuenta que trabajo 8h al día, que en desplazamientos pasaba unas 2h, que como, duermo… Bueno, las cuentas no son muy difíciles: durante los últimos cinco meses no he tenido tiempo para nada y cuando lo tenía, sólo quería dormir.

En estos cinco meses he trabajado, estudiado, he sacado tiempo de donde lo había para seguir viendo a mis amigos, seguir yendo a conciertos y mantener vivo el blog (¡hasta me hice un calendario!). Y aunque no lo cumplí todo el tiempo, estoy contenta porque, al menos, no lo dejé del todo abandonado (un poquito sí).

 

Siempre hay tiempo para los conciertos

Como decía, por supuesto que he sacado tiempo que no tenía para ir a conciertos; casi, casi los puedo contar con los dedos de una mano y habría ido a muchos más, pero al menos pude disfrutar de:

  • Carmela, 18 de abril en Libertad 8 (Madrid). Tenía muchas ganas de volver a ver a esta cantautora gallega (y guitarrista excepcional) en directo, pues hacía un año de mi primer concierto, donde su música me terminó de conquistar. Y no pude dejar de pasar por el blog para contártelo.
  • Marino Sáiz, el 29 de abril en Galileo Galilei (Madrid). Aquella noche, víspera de su cumple, nos fuimos mi cansancio extremo y yo después de clase a la última parte del concierto de mi amigo, a llevarle una sorpresa, cantarle el Cumpleaños feliz y darle un gran abrazo. Siendo una ocasión tan especial, no podía faltar. Lo conté aquí.
  • Andrés Suárez, 20 de junio en la sala Porta Caeli (Valladolid). No veía a Andrés en directo con el «bandón» desde el verano pasado en Cedeira y no me acordaba de lo bien que lo pasaba con su directo en eléctrico. Fue un concierto genial y rebosante de energía. Si quieres saber cómo fue mi experiencia de este maravilloso espectáculo, puedes pasarte por el post que escribí al respecto.
  • A los cinco días, el 25 de junio, volví a ver al gallego del pelo «Pantín Pro-V» en casa (Galileo Galilei), en acústico, sólo él y su guitarra. Éste te lo debo. No es que no mereciera la pena contarlo, más bien todo lo contrario, pero no he encontrado el momento de sentarme y poner la experiencia de este precioso concierto en palabras. He de reconocer que este día me escapé un poco antes de clase para poder vivir el concierto entero. Prometía ser muy especial (y lo fue) y no podía perdérmelo. Volví a verle en casa, donde le vi por primera vez hace tres años y medio. Claro que quiero escribir sobre ello. Y lo haré. Y lo verás. Prometido. 😉
    Con Andrés Suárez el 25 de junio en Galileo Galilei
  • Coti, 3 de julio en la plaza de la Remonta (Madrid). Fue un concierto gratuito por las fiestas del barrio madrileño de Tetuán. Siempre es una alegría reencontrarse con amigos. Además, me perdí el concierto que dio el 11 de junio en la sala But porque tenía clase, así que fue una maravillosa oportunidad de volver a ver a Coti, a quien ya sabes que sigo desde hace más de once años.
  • Lagarto Amarillo y Funambulista, 4 de julio en el teatro Egaleo de Leganés (Madrid). Desde diciembre no veía a Diego y los suyos en directo; y de Pablo y compañía, perdí la cuenta del tiempo, así que fue un reencuentro muy esperado, íntimo y bonito. Y emotivo, muy emotivo. De estos dos pedazo de grupos tengo un bonito recuerdo de hace casi tres años, cuando pude disfrutar de sus conciertos sobre el escenario el día de mi cumpleaños.

Y terminó el master

El pasado 5 de agosto terminé el master satisfactoriamente, según reza el diploma. He aprendido mucho, he descubierto cosas que me gustan y en las que quiero seguir formándome. Como en todas las experiencias, he conocido a gente, lo cual siempre es un aliciente más. Pero, sobre todo y a pesar del cansancio y algunos momentos de frustración, he disfrutado muchísimo… porque realmente estaba haciendo algo que me encanta. Y de eso va la vida, ¿no?

¡Terminé el master!

Para realizar esta formación, dejé muchas cosas de lado. Por ejemplo, las entrevistas en Krinki. ¿Lo recuerdas? Me encantaba sentarme junto a artistas que admiro muchísimo y poder hacerles unas preguntas, charlar un rato… fueron experiencias increíbles. Sobre una de aquéllas, la que le hicimos a Andrés Suárez, escribí una reflexión aquí en el blog.

También vi mucho menos a mis amigos, mi tiempo de ocio se vio significativamente reducido hasta ser, por qué no decirlo, prácticamente inexistente. Pero puedo decir que ha merecido la pena. Aprender siempre la merece. Además, como para los conciertos, siempre hay tiempo para tomarse un café con un buen amigo.

 

Merecidas vacaciones

Y ahora, ¿qué? Pues vengo a despedirme, pero sólo por un tiempo. Ahora, como decía al principio de este post, me voy a descansar, a desconectar, a tener mis merecidas vacaciones. Me voy al norte, a la playa, a ver el mar, a leer, a conducir, a pensar, a asentar conocimientos, a no tener absolutamente nada que hacer y a disfrutar de mí misma. Y a conciertos, sí, pues una siempre es quien es. =)

Y luego, ¿qué? Luego volveré con las pilas cargadas. Luego seguiré aprendiendo, no pienso dejarlo, el tiempo está para aprovecharlo. Luego seguiré haciendo cosas, no hay que dejar de hacerlas. Luego te contaré los conciertos que te debo y aquéllos a los que aún no he ido. Y luego… quién sabe qué más.

Un pequeño adelanto:

 

Feliz resto de verano.

Hasta la vuelta. =)

B.

Deja un comentario