Mi vida de gira

Marino Sáiz vuelve a Libertad 8 más Disney que nunca

Después de unos meses inmerso en otros proyectos, Marino Sáiz vuelve a presentar su música en una gira que le lleva por varias ciudades. Además de su primer y hasta la fecha único trabajo discográfico, Tripolar, el artista madrileño presentó varias canciones nuevas. La cita en concreto que trataré aquí tuvo lugar en el café Libertad 8 de Madrid el pasado jueves 23 de marzo.

Marino Sáiz en concierto en Libertad 8

 

Se (casi) acabaron los conciertos entre semana

A pocos conciertos he ido desde que empezó el año. Y a muy pocos, contados con los dedos de una mano y me sobran, entre semana. Entiendo «entre semana» como noches de domingo a jueves no víspera de festivos. Vamos, que voy a conciertos cuando no hay que madrugar.

La primera excepción a esta regla de 2017 la he hecho con Marino Sáiz. Así que dispuesta a presenciar el concierto y marcharme temprano a casa, que yo soy muy de enredarme, el pasado jueves 23 de marzo puse rumbo a casa Libertad. Eso sí, después de ir un rato a nadar tras terminar mi jornada laboral.

 

Marino Sáiz en Libertad 8: más Disney que nunca

El protagonista de la noche interpretó muchas de las canciones de siempre. Sirvan como ejemplo GLa alfombra negra, Los espejos nunca mienten o Tengo miedo.

Entre las versiones de la noche, no podía faltar Vuela, de Lewin. Y no faltó. Como novedad, Marino Sáiz nos deleitó con una preciosa versión instrumental (a violín, claro) de Mujer contra mujer, mítica canción de Mecano. Ésa fue una de las sorpresas, casi al final de la noche.

Además de ésta última, dentro de los temas instrumentales no faltaron una improvisación de apertura y la versión reducida de Apocalipsis.

 

Estrenos y canciones inéditas

Por supuesto, después de tanto tiempo no faltaron las canciones inéditas. Ya estábamos acostumbrados a Donde viaja el mes de agostoSin míEl último beso, pero no fueron las únicas.

También disfrutamos de 5 segundos, que si bien ya la conocíamos, no la suele tocar siempre. Y de vez en cuando viene bien soltar una carcajada, aunque sea por contraste.

Y, por último, en este bloque de canciones, están los estrenos. Para empezar, Narciso. Marino Sáiz se trajo los coros apuntados en cartulinas, para que le acompañáramos. Con todo y eso, quedó muy bien la canción.

Después de eso, nos contó un cuento descorazonador. Y como última canción propia y novedosa de la noche, una que no sé cómo se llama, pero que en BeliTube he bautizado como La necesidad. Es un canto hermoso y triste a Lewin.

 

Colaboraciones

Además de contar con la inestimable presencia de Sergio Delgado al piano o la guitarra durante casi todo el complejo, Sáiz contó con dos invitados.

El primero en aparecer en escena fue Andrés Litwin, que con su proyecto musical 11 Mundos, nos deleitó con otro estreno: Un castillo en el mar. Por supuesto, antes de cantarnos, también nos hizo reír.

Hacia el final del concierto, Marino Sáiz presentó a Andrés Suárez, con quien cantó Lunas distintas, como era de esperar (y no por ello menos especial).

 

La farola casi le puso la guinda a la noche, pero ante la clamorosa petición del público, Marino y Sergio repitieron la interpretación de Y ahora, ¿qué?, para terminar con el concierto.

 

Deja un comentario