Mi vida de gira

De nuevo Marino, de nuevo en casa

Se me vuelven a acumular las cosas que contar. Y aunque no quiero dejar de nombrar el concierto de David Moya y amigos en la Galileo Galilei, y así lo haré en la primera parte del post, hoy el protagonista de Mi vida de gira vuelve a ser Marino, en la misma sala, con la misma magia.

Marino Sáiz Galileo Galilei 2013

 

El pasado 29 de abril acudí en Galileo Galilei a un concierto de David Moya. El músico murciano presentó su disco Las Horas Invisibles y contó con colaboraciones de Rebeca Jiménez, Marwan, Marino Sáiz, Rozalén, Manu Clavijo y Funambulista, siendo éste último, Diego Cantero, el productor del mencionado trabajo discográfico.

Aquélla fue una noche muy bonita durante la cual, además, desperté las ganas de volver a ver en directo a Funam, después de tantos meses. Desde entonces, no dejo de pensar en el concierto suyo que tendrá lugar este miércoles en dicha sala madrileña, donde siempre me siento como en casa. Con todas las entradas vendidas y las colaboraciones anunciadas de Marwan y Andrés Suárez, promete ser una noche, sin lugar a dudas, muy especial. Pero eso ya os lo contaré. Todo a su debido tiempo.

De nuevo Marino

Hoy vuelve a tocarle el turno a Marino, quien nos regaló una noche mágica en la misma Galileo el pasado sábado 10 de mayo. Su sensibilidad, su enorme capacidad para transmitir y su genial sentido del humor hicieron que pasáramos una velada entrañable y divertidísima. Apuesto a que ninguno de los allí presentes se arrepintió de haber asistido, en lugar de haber ido a otros eventos que coincidían en fecha y a los que Marino estuvo haciendo referencia durante todo el concierto: Eurovisión, la Feria de Abril (en mayo) o un espectáculo (no sé si llamarlo concierto) de Pelopony.

Aunque se le olvidara deleitarnos con el saxofón, que lo tenía preparado para la ocasión, a Marino no le faltó nada aquella noche para demostrarnos una vez más su carácter polifacético. Fue capaz de mantenernos al borde de las lágrimas en canciones como G, Los espejos nunca mienten o Lunas distintas; en Tengo miedo presenciamos un dueto precioso del artista madrileño con el napolitano Alessio Arena, vídeo que os muestro al final del post. Y no sólo eso, sino que consiguió poner a toda la sala en pie al finalizar el concierto con una nueva versión de La farola, que me he tomado el atrevimiento de apellidar con un «3.0». También me emocioné muchísimo cuando subió al escenario a Álvaro Llorente con su violoncello e interpretaron dos piezas hermosas de la memoria colectiva cinematográfica: Moon River, de Henry Mancini (Desayuno con diamantes) y Buon giorno, principessa, de Nicola Paviani (La vida es bella). Por supuesto, no pudimos reprimir las lágrimas, a viva carcajada, cuando el protagonista de la noche interpretó un par de coplas con este atuendo.

Y éstos son sólo algunos ejemplos de tan magnífico concierto. Puedes ver más vídeos del mismo, como siempre, en mi canal de YouTube. Te dejo con el precioso dueto de Marino y Alessio Arena. ¡Espero que te guste!

 

 

Deja un comentario