Mi vida de gira

Jorge Marazu y el primer año de Escandinavia

Hace tres semanas estaba de cumpleaños. Celebrábamos el primer cumpleaños de Escandinavia, el último trabajo discográfico de Jorge Marazu hasta la fecha. El nuevo Café Berlín nos daría cobijo durante unas horas para disfrutar del concierto perfecto en la mejor compañía. Así da gusto empezar el verano.

Jorge Marazu en el Café Berlín de Madrid

 

Pues sí. Yo con este chico voy de cumpleaños en cumpleaños. Por si no lo recuerdas, ya te refresco yo la memoria: mi primer concierto suyo fue el pasado 24 de enero en el café Libertad 8. Y ¿qué celebramos entonces? Sí: su trigésimo cumpleaños. Jorge Marazu cumplía 30 años y daba un concierto para celebrarlo. El pasado jueves 23 de junio en el nuevo Café Berlín nos juntamos para celebrar el primer aniversario de Escandinavia. Y, oye, ¡qué disco tan bonito!

Y como a estos chicos tan molones les voy viendo de mes en mes, el próximo 26 de julio volveré a ver a Marazu en acción, de vuelta a Libertad 8. Pero, de momento, quedémonos en la celebración del primer año de Escandinavia, que fue tan, pero tan bonita, que aún no consigo salir de allí.

Jorge Marazu con banda en el nuevo Café Berlín

Que sí, que ya le tenía ganas a este artistazo abulense. Jolín, es que desde el 1 de mayo sin verle en directo, ya me dirás tú. Aquel concierto conjunto con Lucas Masciano fue precioso, pero para el 23 de junio nos tenía deparadas unas cuantas sorpresas.

Ya sabes que los acústicos y yo nos llevamos muy bien, pero lo del Café Berlín con banda fue, sencillamente, mágico e increíble. Batería y cuerdas, muchas cuerdas: guitarras, bajo, contrabajo, violines. Lo recuerdo y me emociono. ¿Cómo no emocionarme? Si estuviste, me entenderás. Y si no, intentaré contártelo lo mejor que pueda.

Cuando salieron los violinistas y empezaron a hacer de las suyas, antes incluso de que el protagonista de la noche saliera a escena, ya supe que estaba a punto de vivir una noche muy especial. Y así fue. El concierto dio comienzo con Hiroshima, canción que abre el elepé del que celebrábamos el cumpleaños:

 

 

Si te soy totalmente sincera, no sé decirte qué canción me gustó menos y cuál más. No puedo elegir. Disfruté con todas como una enana. Me emocioné por lo bonito que era todo lo que estaba viviendo por primera vez en mucho tiempo. Estaba viviendo. Yo suelo grabar con el móvil (para compartir al día siguiente en redes sociales) alguna que otra canción.  Pues bien, aquel día grabé el concierto íntegro con la cámara, como de costumbre, y con el móvil poco me faltó. Exageraciones aparte, tengo 10 canciones en vídeo en el móvil de aquella noche. Normalmente, suelen ser 2 o 3.

Precioso. Fue todo precioso. Y es que, sencillamente, no tengo las palabras que describan aquel concierto tan maravilloso que vivimos de la mano de Jorge Marazu y toda su banda. Trataré…

Invitadas especiales

Para celebrar este cumpleaños tan especial, Jorge Marazu contó con dos colaboraciones de lujo. Por un lado, Mäbu se encargó de acompañar al abulense en Media vuelta, sin duda una de mis canciones favoritas de Marazu (y de las que más suenan en mi coche últimamente).

 

 

La segunda invitada de lujo de la noche fue Rozalén, junto a la que Jorge Marazu interpretó Tu tren, otra de las grandes canciones del artista. Todas. Si es que son todas.

Versiones preciosas

Y como era de esperar en un concierto del gran Jorge Marazu, no faltaron las versiones. Y así es como disfrutamos de Ojos de gata, de Enrique Urquijo, y también de la ya mítica en sus conciertos La bien pagá, de Miguel de Molina.

Cuando se escuchan sus influencias tan variopintas, se entiende la gran riqueza de sus canciones. Y punto.

Canciones mágicas

Que ya te digo que no puedo elegir. Desde Hiroshima hasta Adiós!, me quedo con todas las canciones que sonaron aquella noche y, de hecho, me faltan las que estuvieron ausentes. Intentaré hacer una selección por categorías, a ver si así se puede:

Por ser la más sorprendente, me quedo con la versión bailonga de Cien por cien. Por ser la niña del cumpleaños, escojo Escandinavia. Por íntima, elijo Enredadera. Por emotiva y personal, me quedo con Haces bien… ¿Ves? Si es que no puedo.

Mira, ¿sabes que te digo? Que mejor te veas todo el concierto y así entenderás por qué me cuesta tanto elegir momentos… si es que todo el concierto fue perfecto. Puedes ver aquí la lista de reproducción íntegra del concierto.

Y, mientras tanto, yo escogeré una al azar para terminar este post… por acordarme de alguien especial, a quien Jorge le dedicó todo el concierto. Miedo, para que nunca lo tenga. Albita, esto también va por ti.

 

Deja un comentario