Mi vida de gira

Fabián y La Banda del Norte en El Sol

Hoy me toca hablar de Fabián. Sí. Por fin he conseguido cumplir mi tercer propósito para este 2016. Y vaya si mereció la pena. ¡Qué pedazo de propósitos musicales me marqué! Como habrás podido adivinar, el concierto de Fabián y La Banda del Norte el pasado jueves 26 de mayo en la sala El Sol de Madrid me encantó.

Fabián y la Banda del Norte en la sala El Sol de Madrid

 

Mis buenos y bonitos propósitos de Año Nuevo

Pues sí. Ya los cumplí todos. No sé si lo recuerdas, pero el pasado mes de diciembre decidí, en un precioso concierto-homenaje a Antonio Vega, que tenía que ver a tres de sus participantes en conciertos propios: Txetxu Altube, Jorge Marazu y Fabián. Es cierto que a Txetxu Altube ya le había visto en varios conciertos multitudinarios durante 2012 y 2014; y a Fabián tan sólo cinco días antes, cantando una canción junto a Andrés Suárez, invitado por el gallego en su concierto con el bandón en León. Pero no es lo mismo. En el homenaje a Antonio Vega terminaron por encandilarme y me prometí asistir a conciertos íntegros suyos (al menos uno de cada uno).

Hoy, seis meses después de aquellos propósitos, he ido a cuatro conciertos de Txetxu Altube. También a cuatro de Jorge Marazu (hoy voy al quinto). En ambos casos, uno de los conciertos de cada uno de ellos ha sido compartido (Txetxu, con Nacho Campillo; y Jorge, con Lucas Masciano). Y, curiosamente, mi primer concierto de Jorge Marazu, diez días después de mi estreno en la música en directo de Txetxu Altube, éste último salió a colaborar con aquél en unas cuantas canciones.

Sin embargo, Fabián seguía siendo mi gran asignatura pendiente. Iba a asistir al concierto que dio en Torrijos (de donde guardo un recuerdo inmejorable) el pasado mes de abril. Tenía entrada y todo, pero, finalmente, no pude acudir a tan esperada cita (fue mi abril tonto… fool April… je). Le volví a ver en un concierto multitudinario, hace casi dos meses en la madrileña sala El Sol, en el benéfico Mi música, tu refugio. Y ya fue. Tuvo que ser. Casi un mes después, por fin, le vería en esa misma sala.

Fabián y La Banda del Norte en El Sol

Pues sí. ¿Qué te voy a decir? El concierto me encantó. He elegido muy bien mis propósitos para 2016, sin lugar a dudas. Es cierto que me estoy haciendo mayor y ya no aguanto mucho los conciertos de pie. O, tal vez, sea que estoy muy mal, muy bien acostumbrada a mis casitas de Galileo y Libertad, donde tan bien me tratan, y ya me cuesta salir de ahí. Es mucho más probable que sea esta segunda opción.

Pero, bueno, nada impidió que disfrutara del concierto, tantísimo como lo hice. He de reconocer y ya debes saber que yo soy muy de acústicos, las cosas como son, pero el concierto con banda de Fabián, con la fabulosa Banda del Norte, ha dejado el listón muy alto, en cuanto a mi asistencia a sus conciertos se refiere. Porque pienso repetir, que quede claro.

No obstante, tengo apuntado y subrayado en todos los colores en mi lista de conciertos pendientes uno de Fabián en ese formato más íntimo que tanto me gusta. Y espero no tardar seis meses en tachar la tarea de la lista (para volver a subrayarla, por supuesto).

Aunque, no te creas, que durante el concierto del 26 de mayo también disfrutamos de momentos íntimos, a voz, guitarra (acústica) y piano, como en los casos de AtardeceresLa siesta de los perrosNueva York.

Me encantó revivir Páginas tuyas, una canción imprescindible del cantautor leonés y con la que lo conocí en diciembre durante el concierto de Andrés Suárez que antes te comentaba.

 

 

También fue un auténtico placer conocer joyas como No tengas miedoMis calles de arena, la deliciosa Todas las aves del surPalabras raras. Por poner sólo un puñado de ejemplos. Realmente, me gustó mucho cada canción que sonó aquella noche en El Sol.

La luz de los invitados

Los momentazos de la noche fueron cuando salieron al escenario dos invitados de lujo. Dos que me suenan un poco, a ver a ti. Txetxu Altube subió hacia la mitad del concierto a cantar junto a Fabián Herida y cicatriz. Ésa ya la conocía. Y me encanta. Qué manera tan bonita de juntar propósitos.

César Pop (otro muy grato descubrimiento de este año en concierto íntegro suyo) hizo lo propio varios temas más tardes. En este caso, no dudó en hacerse con una pandereta para llenar aún de más color La luz distinta.

 

 

También estaba previsto que apareciera por allí Quique González, pero como dijo el mismo Fabián, no pudo por motivos profesionales. Lástima. Me habría encantado verles juntos en directo.

De todos modos, no he nombrado ni mucho menos todas las canciones del concierto. Como siempre, puedes pasar por esta lista de reproducción para ver todos los vídeos.

Ahora no hay día que no escuche a Fabián y ya estoy deseando volver a verle en directo. Como decía antes: ¡qué bonitos propósitos! Y no lo dudes: pienso repetir con ellos tantas veces como pueda, pues pocas cosas hay que me emocionen más que la música que me llega al alma y me la invade. Y me llena de felicidad. Felicidad sonora. Y de todos los sentidos.

Feliz jueves.

Deja un comentario