Mi vida de gira

Fabián & La Banda del Norte, para siempre repetir

Aunque esté un poco de capa caída con los conciertos, siempre saco y sacaré fuerzas de flaqueza para ir a ver a Fabián. Además, siempre salgo con la sensación de no haberme equivocado. Cada concierto es mejor que el anterior (si es posible). Hoy te cuento el concierto de Fabián & La Banda del Norte en la sala Berlanga de Madrid el 6 de noviembre. Desde entonces, sólo fui a un concierto más, pero volvería a verle a él. Al fin y al cabo, Fabián es para siempre repetir.

Fabián y la Banda del Norte en Madrid

 

¿Qué me pasa?

No sé qué me pasa, no soy la que era. Ya te lo contaba por aquí. Últimamente estoy que no soy yo. Creo que he llevado un ritmo tan acelerado de conciertos y blog, que necesito parar. Si viviera de esto, claro, no pararía nunca, pero yo sigo teniendo que levantarme todas las mañanas para ir a un trabajo que me encanta. Y lo de tener «otro», aunque me encante más, se hace insostenible. Que esto lo hago por pasión, pero también hay que parar.

Creo que volveré después de las fiestas de manera más dosificada, para nunca más cansarme. Y espero que en mi «retiro conciertil» Fabián no haga ningún concierto, porque me veré obligada a levantarme el «castigo». Al fin y al cabo, Fabián es para siempre repetir.

Pero vayamos al grano:

Fabián & La Banda del Norte en Madrid

Ya te conté. Estuve viendo a Fabián con La Banda del Norte el pasado mes de abril. Estuvieron increíbles. Y mira que yo soy más de acústico, ya lo sabes. Pero flipé con el directo eléctrico de Fabián y los suyos. Eso no quita que también me encantara cuando lo viví en acústico en casa Libertad. Vamos, que me encanta Fabián. Y vaya si me encanta.

En esta ocasión, el concierto fue aún mejor de lo que ya se intuía por ir acompañada de la mejor de las compañías. Pues claro, tenía que salir todo perfecto.

Ya de entrada, nos encantó la sala Berlanga, un nuevo descubrimiento. Un cine. De cine. Butacas muy cómodas, filas escalonadas… vamos, de lujo. Y lo más importante: ¡cómo sonaba aquello! ¡Qué maravilla de acústica! Mi querida M (sí, la mejor de las compañías) y yo estábamos disfrutando como niñas.

Y si ya las condiciones acompañaban, Fabián & La Banda del Norte nos terminaron de matar de placer. Sí recordaba que aquel concierto con banda de abril me había gustado mucho. No recordaba lo que era. No recordaba cuánto.

Sí, estábamos muy cómodas, pero no te voy a negar que en más de una ocasión nos habría encantado saltar de nuestras butacas.

El máximo respeto

Intenté cantar bajito, como siempre, pero hasta los susurros se oyen en las grabaciones. Tal era el ambiente, que el respeto en forma de silencio fue absoluto desde a primera nota de Turista hasta la última de La huida. Silencio sólo interrumpido por el más que merecido estruendo de aplausos entre canción y canción.

Qué genial estaba siendo todo, cuánto estábamos disfrutando. Mi emoción le pudo la batalla a mis ganas de silencio en más de una ocasión. Y, claro, se me escapaban algunos «¡Oh!» o «¡Ay!» al reconocer canciones como Todas las aves del surMaravillas, por poner sólo dos ejemplos. Era inevitable.

 

 

Repertorio de 10

Sólo me faltó Adiós, tormenta. Y no me quedé con ganas de decírselo. Je. Pero, claro, entiendo que no pueden estar todas siempre. Y la elección fue perfecta. Desde las que ya nombré hasta Herida y cicatrizPáginas tuyasMis calles de arena, pasando por En la tierra quemadaPremio y castigo

En fin, fueron en total 19 canciones, para delicia de todos los allí presentes. Y te prometo que canté bajito, pero el silencio de la sala me dejó en evidencia. Disculpas por eso.

Puedes pasarte por aquí para ver todos los vídeos del concierto.

Y nada, yo seguiré esperando a que Fabián tarde un par de meses en volver a tocar por Madrid. Más que nada porque no aguantaré las ganas de ir a verle y así no hay quien se tome un descanso. Al fin y al cabo, Fabián es para siempre repetir. ¿O no? 🙂

Deja un comentario