Mi vida de gira

Efectivamente, fueron dos pájaros de un tiro

No sé si el de Serrat & Sabina fue el mejor concierto al que he ido en mi vida, pero, desde luego, es uno de los que más he disfrutado y está en mi «Top 3». El evento tuvo lugar en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid en septiembre de 2007, dentro de la gira Dos Pájaros de un Tiro. 

Dos pájaros de un tiro, Serrat y Sabina

 

Nunca había ido a verlos en directo a ninguno de los dos a un concierto suyo, ni a Serrat, ni a Sabina, a pesar de que siempre me ha encantado su música. No obstante, sí que los había visto en directo alguna vez como invitados a conciertos de otros artistas. Recuerdo con especial cariño un concierto de Víctor Manuel y Pablo Milanés en la plaza de toros de Las Ventas. Yo tendría unos 6 años y lo guardo vagamente en mi memoria. Lo que más recuerdo es que estábamos sentados en sillas de madera sobre el ruedo y que mis pies no llegaban a tocar la arena.

Como apuntaba, la música de Serrat & Sabina ha acompañado mi vida desde que tengo uso de razón, o incluso antes. Por eso, cuando anunciaron su primera gira conjunta, Dos Pájaros de un Tiro, y me ofrecieron la posibilidad de asistir, no lo dudé ni un segundo y esperé con mucha ilusión una noche que prometía ser mágica.

El día anterior de aquel 18 de septiembre, primera de las tres fechas consecutivas en que los dos «pájaros» de un tiro actuaron en la capital española, con tres abrumadores sold-out, era la final del Eurobasket entre España y Rusia en el mismo emplazamiento. Yo me encontraba con mi familia de vacaciones en Brasil, así que nos enteramos por sms de que perdió España por un punto en el último momento, lo que le valió al del Poble-sec para hacer unas rimas con humor entre canción y canción, recuerdo que decía algo así como que el día anterior había estado en el Palacio «por culpa de un triste asunto, de aquellos hijos de Putin que nos ganaron por un punto».

Llegamos a casa a mediodía y unas horas más tarde teníamos que estar en el céntrico recinto. Llevábamos muchas horas de viaje, teníamos que deshacer maletas, etc. Además, yo había sufrido un corte de digestión durante el vuelo. No obstante, nada de eso, ni el jet lag, ni el cansancio, nos impidieron disfrutar del concierto como lo hicimos y como lo vivimos. Disfrutamos como nunca de los Dos Pájaros de un Tiro.

Para mí fue muy especial ver la interpretación en directo de canciones con las que he crecido. Fue una noche mágica, en la que he de reconocer que en alguna ocasión se me saltaron las lágrimas; por ejemplo, cuando interpretaron Y sin embargo a dúo o con Mediterráneo. Siento que ésta no sea una crónica en toda regla, pero es que no tengo palabras para describir todas las emociones que viví aquella noche.

Prueba de ello es la edición especial de CD + DVD de esa gira, que por supuesto me compré para revivirlo una y otra vez. De hecho, escribiendo este post me han entrado ganas de volver a verlo. Lo haré pronto. Seguro.

¡Un abrazo!

Deja un comentario