Mi vida de gira

CNH #4: Sabina en el Palacio de los Deportes

Vale, no es una Crónica Nunca Hecha como tal, pero en Mi vida de gira nunca había hablado de este gran concierto al que fui. Me refiero al concierto que dio Joaquín Sabina en el Palacio de los Deportes de Madrid el pasado martes 16 de diciembre de 2014.

Joaquín Sabina en el Palacio de los Deportes de Madrid

El mejor concierto de Sabina

Y es que Joaquín Sabina, tres días después del concierto que ofreció en el Palacio de los Deportes de Madrid, protagonizado por un sonado incidente que le obligó a reducir considerablemente la duración del espectáculo, volvió sobre el mismo escenario para ofrecer, según dijo, «el mejor concierto de nuestra vida». Se refería a sí mismo y los fieles músicos que lo acompañan (Pancho Varona, Antonio García de Diego, Jaime Asúa, José Antonio Romero, Mara Barros…), claro.

No sé si fue el mejor concierto de su vida, pero desde luego que el de muchos de los asistentes sí. En mi caso, se le acercó mucho. Siempre digo que el de Serrat & Sabina en el mismo recinto en septiembre de 2007 fue el mejor concierto de mi vida, así que un espectáculo de estas características, es decir, de la mitad del mejor concierto de mi vida, se le acerca mucho.

Y cuando digo que no es una Crónica Nunca Hecha como tal es porque ya escribí sobre este maravilloso concierto, pero no lo hice aquí, en Mi vida de gira, sino que las palabras las publiqué en Krinki, mi proyecto musical compartido.

Aquélla es una crónica que escribí con mucho cariño y a la que dediqué muchísimo tiempo, queriendo en todo momento escoger las palabras perfectas. Por ello y como no voy a decir nada que aporte más que lo que escribí entonces, entre otras cosas porque tampoco recuerdo el concierto de Sabina ahora, tras un año y medio, como lo recordaba pocos días después del evento, cuando aún retenía cada detalle del mismo, he decidido dejarte el enlace a aquella crónica, por si quieres leerla y te apetece darme tu opinión, que será más que bien recibida. Puedes leer dicho artículo haciendo clic aquí.

Lo que sí puedo hacer, como allí trato de escribir de una manera más profesional y éste es mi refugio personal, es contar alguna anécdota del concierto que allí obviara, de las que son muy personales, de las que a mí me gustan.

Recuerdo que ese día había un partido importante para el Real Madrid. No me preguntes contra quién jugaba el equipo blanco ni de qué competición se trataba, que a tanto no llego, y menos después de tanto tiempo, pero el caso es que lo había. Si mi padre lo hubiera sabido antes de decidir acompañarnos al concierto a mi madre y a mí (hacía meses que habíamos adquirido nuestras entradas), ten por seguro que se habría quedado en casa disfrutando del encuentro deportivo. Y es que a mi padre le gusta el fútbol (y los deportes en general) casi tanto como a mí la música. Y estábamos en «su palacio», aunque el motivo que nos reunía no tenía nada que ver con ello. Pero bueno, no fue tan terrible: disfrutó del concierto de Sabina y mis hermanos le fueron retransmitiendo el partido por el grupo familiar de WhatsApp, así que ¿qué más se puede pedir? Creo que grabó el partido y al día siguiente lo vio íntegro.

Aparte de eso, ¿qué te voy a contar que no sepas o supongas? Pues sí, me emocioné muchísimo, disfruté como una enana y viví uno de los mejores conciertos de mi vida.

Por último, comparto contigo la lista de reproducción de los vídeos que grabé aquella fantástica noche de martes. Y para este post, me quedo con una de mis canciones favoritas del de Úbeda:

 

Ya se acerca el finde y la semana que viene tendré nuevos conciertos que contarte. ¡Al lorito!

Deja un comentario