Mi vida de gira

Crónica nunca hecha #1: De la Web al Escenario

Esto no es una crónica vieja. Es una crónica nueva de un concierto viejo. Una crónica nunca hecha hasta ahora. Hubo muchos conciertos a los que asistí que no conté aquí y ahora me apetece rescatarlos. En este caso, la primera crónica nunca hecha, que a partir de hoy dejará de serlo, será De la Web al Escenario, un concierto de mis favoritos, de los multitudinarios, que tuvo lugar en la sala Galileo Galilei el pasado 9 de febrero de 2015.

De la Web al Escenario en Galileo Galilei

Por qué una crónica nunca hecha

Hace tiempo que le estaba dando vueltas a una idea, mientras organizaba mi agenda de publicación bloguera (que la tengo). Pensaba: «Y ¿qué escribo cuando no tenga concierto que contar?». También me di cuenta de que hubo una época de Mi vida de gira en la que no publicaba crónicas de todos los conciertos a los que iba y me entraron ganas de rescatarlos. De esta manera, se me ocurrió que cuando no tuviera conciertos que contar, podría tirar atrás en la memoria (y en mis archivos) hasta el primer concierto nunca contado, crónica nunca hecha hasta ese momento, e irlas publicando cuando haya hueco, de la más reciente a la más antigua.

Y no es que hoy no tenga conciertos para contar, pero aún no asenté todas las emociones vividas el pasado 16 de marzo en el concierto-presentación-homenaje a Andrés Demian Lewin y necesito un poco más de tiempo para poner en palabras lo que sucedió aquella noche en la sala Galileo Galilei. Además, quiero hacer un post muy especial para contar lo que vivimos aquella noche, que esté a la altura o, al menos, intentarlo.

Por eso, he echado mi mirada al pasado más reciente y la primera crónica nunca hecha de mi vida «conciertil» (ordenadas de la más reciente a la más antigua) es el concierto multitudinario del pasado 9 de febrero de 2015 en la sala Galileo Galilei, llamado De la Web al Escenario.

De la Web al Escenario: artistas varios en Galileo Galilei

La verdad es que tengo que echar bastante la vista atrás y hacer un gran esfuerzo mnemónico para poder contar este concierto. No obstante, voy recordándolo (con alguna ayuda de mis vídeos de la ocasión, todo sea dicho). Claro que hay cosas que no están en los vídeos. No iba muy bien preparada, creo recordar que sólo llevaba una batería y me vi en la situación de tener que elegir qué grabar. Por tanto, seguro que hay alguna actuación que se me escapa y pido disculpas por ello, pero haciendo más de un año del concierto De la Web al Escenario, creo que son comprensibles mis lagunas mnemónicas.

Los hay que se quejan del perjuicio de internet a la música, sobre todo refiriéndose a las descargas digitales gratuitas o ilegales. No obstante, yo considero que internet le ha hecho mucho bien a la Humanidad y también a la música, que es el tema que trato aquí. A todos.

Gracias a internet, los usuarios, el público, tenemos un acceso mucho más inmediato a nuestros artistas favoritos, nueva música… Y gracias a internet, los músicos tienen un acceso mucho más directo e igualitario a los medios para llegar a los usuarios, al público. ¿Que ya no ganan con los discos? Bueno, pero ganan con los conciertos.

Creo que es mucho más justo este nuevo modelo que se está implantando, casi de manera espontánea, no impuesta. Creo que es mucho más justo que uno pueda escuchar las canciones antes de comprar un disco, por ejemplo. Yo misma estoy suscrita a Apple Music, pago 10€ todos los meses y tengo disponible toda la música del catálogo de Apple. Pero, aun así, si me gusta un disco, me lo compro. ¿Por qué? Porque me gusta y es mi manera de apoyar al músico, pero primero lo escucho y lo escucho, y luego ya decido si lo quiero o no. Aunque lo cierto es que yo soy más de comprar los discos en formato físico, aun sin tener ya ningún reproductor de CD, exceptuando el del coche, pero lo hago por una especie de nostalgia coleccionista.

Es tan importante internet para la música que tenemos muchos casos de músicos que han empezado a sonar a través de la red y las redes, que se han hecho con su pequeño o grande «séquito de seguidores» y ahora pueden dar sus conciertos sin fracasar estrepitosamente por no haber sonado en la radio o salido en la TV. Es mucho más democrático este modelo que el anterior, creo yo. Es el caso de los artistas que nos alegraron la noche del lunes 9 de febrero de 2015 en Galileo Galilei. Es el caso de los protagonistas del concierto De la Web al Escenario.

Mundo Chillón

El primero en aparecer en escena fue Mundo Chillón o, lo que es lo mismo, Pedro Chillón, acompañado por el violinista Manu Clavijo. Nunca había escuchado a Mundo Chillón y me llevé una grata sorpresa, pues las canciones que cantaron, como poco, consiguieron sacarme una sonrisa (y creo recordar que alguna que otra carcajada).

Las canciones que tengo registradas en un eterno recuerdo de los encargados de abrir el concierto De la Web al Escenario fueron De Madrid al sueloLas cosas que nunca te dije.

 

 

Marino Sáiz

Entonces, salió a escena mi querido amigo Marino Sáiz, acompañado por Sergio Delgado (quien también tiene su propio proyecto musical, llamado SED).

Marino siempre acompaña a (casi) todos los cantautores, está acostumbrado a este tipo de conciertos multitudinarios, a no bajarse del escenario, y mientras los cantantes van pasando, él va acompañando a cada uno de ellos con el maravilloso y genuino sonido de su violín.

Sin embargo, esta vez Marino se subió al escenario de la sala Galileo Galilei como uno más de los cantautores que pasaron por allí. No te creas, que luego también acompañó a los demás, no vayamos a perder las buenas costumbres.

Las canciones que cantó Marino Sáiz con su maravillosa camisa, comprada para la ocasión, fueron La farolaLunas distintas¿Y ahora qué?. Y, como siempre, también supo sacarnos alguna que otra carcajada.

 

 

Rodolfo Serrano

También hubo hueco para los versos. Tampoco conocía a Rodolfo Serrano (ahora es cuando me pongo colorada). También me sorprendió muy gratamente. Me gustaron mucho su manera de escribir, su recitar pausado, solemne, sincero. Recuerdo que me metí por completo en sus versos y, por un momento, me transporté a los escenarios que Serrano dibujaba con su poesía.

El poema que más me gustó creo recordar que fue Insomnio, aunque también recitó Versos a la alegríaEsta canalla. No obstante, voy a ser fiel a las que creo que fueron mis primeras sensaciones e insertaré el primero de los tres en este post. Pero en la lista de reproducción que hice de aquel concierto están todos.

 

 

Paco Cifuentes

Tampoco había visto nunca en directo al cantautor sevillano Paco Cifuentes. Y he de confesar que, desde entonces, no le he vuelto a ver en directo, a pesar de que me gustó mucho lo que hizo aquella noche en la Galileo Galilei.

La primera canción que tocó el zurdo fue Vestida de domingo, una canción preciosa que me embelesó desde el primer instante. Después, Paco Cifuentes también se lanzó a recitar unos versos a los que había puesto el nombre de Prueba, tras los que cantó Vacío, una especie de rap algo más musicalizado, más cantado por momentos.

Cifuentes terminó su intervención con Belle de jour, que es con la que me voy a quedar para este post:

 

 

Adriana Moragues & Elvira Sastre

No era la primera vez que veía a Adriana Moragues en directo. De hecho, desde que descubrí su música, colaborando en un concierto de Carmela en Madrid en 2014, había estado indagando por YouTube y la verdad es que me gustaba mucho lo que hacía. A Elvira Sastre también la conocía, tengo sus libros desde julio de 2014… y los devoré. Me encantaron. Ambos. No me gusta tanto cómo recita, pero lo cierto es que ambas hacen una dupla genial y me encanta disfrutar de sus actuaciones.

La primera canción que cantaron, mezclando música y poesía, fue Tengo un plan, para después recitar Elvira País de poetas, con el acompañamiento de Adriana a la guitarra. Después, me emocioné mucho con A solas (antes Todavía estás), pues es la canción con la que conocí a Adriana Moragues y me cautivó, fue amor a primera escucha (perdona por cantar, intenté hacerlo bajito, pero me pudo la emoción).

Terminaron con Quiero hacer contigo lo que la poesía aún no ha escrito, otro precioso poema de Elvira Sastre, acompañado por las también hermosas notas de Adriana Moragues, a la guitarra y al tarareo de su voz.

 

 

Diego Ojeda

Sí, a Diego Ojeda también le conocía, pero nunca le había visto en un concierto propio (y hasta la fecha, no lo he hecho, aunque ganas no me faltan). Ya le había visto como artista invitado en algún concierto. El primero del que tengo constancia audiovisual es el de Marwan en La Riviera el pasado 14 de junio de 2014, pero no te puedo asegurar que fuera el primero en que lo vi. De hecho, creo que no lo fue. El siguiente fue muy similar a este De la Web al Escenario, otro concierto multitudinario en Galileo Galilei, en octubre de 2014, un benéfico que será otra crónica nunca hecha, prometido.

Lo que sí había hecho a esas alturas es leer sus libros (me llegaron en el mismo envío que los de Elvira Sastre). También me encantaron. Leí varias veces cada uno de ellos y no descarto volver a hacerlo.

El canario empezó su parte del concierto recitando Aviso por palabras, de su libro Mi Chica Revolucionaria. Y justo después, empezó a cantar Hoy, acompañado, como no podía ser de otra manera, de Marino Sáiz al violín, quien ya se quedó sobre el escenario durante toda la actuación de Diego Ojeda. El concierto De la Web al Escenario estaba siendo precioso.

La segunda canción que cantó Diego Ojeda fue El mejor experimento, dedicada a unos amigos muy especiales, y hermosa. Me estaba encantando lo que estaba viendo, escuchando, sintiendo… viviendo.

Por último, Ojeda se despidió con La talla de tus vaqueros, no sin antes sacarme lágrimas de reír hasta llorar, al menos a mí. El canario estaba empeñado en que Marino Sáiz cantara también el coro que, previamente, nos había enseñado al público para que pudiéramos acompañarle. Le presentó varias veces, pero Marino se negó a cantar. Y me entraba la risa. Puede que contado no sea tan gracioso, pero igual si lo ves  (al final, acabó cantando)…

 

Turista En Tu Pelo

Y le volvió a llegar el turno a los versos recitados, en esta ocasión, de la mano de Carlos Miguel Cortés o, quien es el mismo, Turista En Tu Pelo. La primera vez que había sabido de Carlos fue algo más de tres meses antes en un concierto de Marwan en la sala Galileo Galilei (otro que te debo para esas crónicas nunca hechas, pero del que sí escribí en Krinki). Y he de decir que me gustó mucho su estilo, tanto a la hora de escribir como de recitar (no tanto sus camisetas).

Creo que fue entonces cuando mi batería empezó a flaquear y tuve que elegir. Lamentablemente y aunque me encanten los versos de Turista En Tu Pelo, siempre elijo la música, por lo que de su actuación de aquella noche, sólo grabé Una chica hecha de lluvia:

 

 

Manuel Cuesta

Lo que más me gusta de los conciertos multitudinarios, además del ambiente festivo y la camaradería que hay cuando se suben muchos al escenario a cantar una misma canción (¡Cuánto disfrute aquel aniversario de Cantauticket y cómo fueron apareciendo, poco a poco, todos sobre el escenario en Sólo pienso en ti!), es conocer nuevos músicos de los que no había oído hablar y, con un par de pinceladas, hacerme una idea de su música, para seguir indagando en ella o no, para ir a un concierto propio o no. Es como lo que decía antes de poder escuchar una canción antes de comprarla.

Total, que ése es el caso de Manuel Cuesta: nunca le había escuchado ni sabía de su existencia, al igual que me pasó al inicio del concierto De la Web al Escenario con Mundo Chillón. El pobre Manuel Cuesta estaba malito, se encontraba bastante mal y, por lo visto, con bastante fiebre, pero eso no le impidió subirse al escenario de la Galileo Galilei y amenizarnos la noche de aquel concierto De la Web al Escenario con tres canciones: Báilame el aguaNo puedo apartar mis ojosAzuloscurocasinegro. Me gustaron y me sorprendieron mucho de él las referencias cinematográficas y a otras canciones.

 

 

Marwan

El plato fuerte de la noche, del concierto De la Web al Escenario, fue mi querido Marwan. Subió al escenario acompañado por mi también querido Marino Sáiz (cómo no, una vez más cómo no) y la primera canción que cantó aquella noche de lunes fue la tierna Desde que duermes junto a mí, para después irse a su canción de temática social por excelencia, tan necesaria estos días, Necesito un país.

Antes de irse, el de Aluche enunció uno de sus famosos discursos, de ésos que van directos al corazón, en esta ocasión habló sobre el miedo. Y cuando ya teníamos todas las emociones esparcidas por el aire de la sala, cantó Un día de éstos.

 

Un cierre a la altura de tan bonita noche

Y cuando ya creíamos que había terminado todo, nos volvieron a sorprender. Marwan volvió a salir a escena y cerró este De la Web al Escenario invitando a Rayden y a Diego Ojeda e interpretando los tres En mi cabeza, una canción del «ricitos» que me encanta.

 

 

Fue una noche de lunes preciosa, ya te digo. Puedes hacerte una idea viendo mis vídeos en esta lista de reproducción, o navegando por los vídeos de la lista a partir de los que están insertados.

Espero que te guste esta nueva iniciativa de las crónicas nunca hechas (hasta ahora), pero es que ir a dos conciertos por semana es insostenible para mi calendario y, sobre todo, para mi bolsillo. Y, además, necesitaba ya hacerle justicia a los conciertos a los que no se la he hecho.

¡Felices vacaciones, si las tienes!

Deja un comentario